La receta: Tarta de almendras   GASTRONOMÍA  
 

Es la reina de la repostería de las comarcas centrales. Decorada con claras de huevo montadas es la alegría de los aniversarios.

INGREDIENTES
12 huevos
350 gr. de almendra pelada y triturada
350 gr. de azúcar
1 cucharada de harina de trigo
1 limón
canela

A LA FAENA
Mezclad los huevos con la harina de almendra, el azúcar, la harina de trigo, la ralladura del limón y la canela. Haced una masa. Untad con manteca o aceite un molde y incorporad la masa. Calentad el horno y cuando esté a 200ºC introducid el molde con la masa. Coced. Dejad enfriar y espolvoread azúcar"glacé" por encima. Con dos claras de huevo preparad un merengue y con una manga desead salud a todos.

(Extraído del Calendario Gastronómico-Festivo
2004 del IEVA)

 

 

A pesar de la fuerte difusión de nuevos hábitos alimentarios asociados a la industrialización del comer y la incorporación de nuevos aparatos de cocina en el hogar, en Ontinyent la dieta diaria de la mayoría de las casas sigue siendo la tradicional. Eso es, una cocina determinada por el área geográfica donde vivimos, y por tanto basada en los ingredientes básicos de la dieta mediterránea.

En nuestros campos aún se mantiene preponderante el cultivo de olivares. Su zumo es procesado en la almazara de la Cooperativa de Ontinyent, donde también se puede encontrar un amplio surtido de vinos embotellados por la cooperativa. Aceite y vino son siempre encima de los manteles a la hora de comer, para ayudar a llevar una conversación en la sobremesa.

Los labradores de la ciudad también generan aún hoy otros de los ingredientes básicos de la cocina ontinyentina, como es el caso de la miel. Des antes la capital de la Vall d’Albaida ha sido productora del edulcorante natural producido por las abejas, y también de cera. De hecho la miel es una pieza presente en nuestra repostería, como ingrediente o como acompañante. La popular coca de raíz también conocida como monjàvina, suele llevarla por encima. De monjàvines y otros dulces artesanales como las yemas de huevo o los pasteles de moniato se pueden encontrar en lugares como la pastelería Hijos de Teodoro Mora. El obrador, antiguamente cerería, fue fundado en el 1786, y a partir de 1877, bajo el reinado de Alfonso XII, fue el proveedor de la Casa Real. A pesar de la popularidad de esta pastelería y la amplia presencia de despachos de pan tradicionales en la ciudad, las amas de casa aún tienen costumbre de elaborar sus propias cocas, dulces o saldadas, y llevarlas a cocer al horno. Allí también se suelen cocinar las populares cazuelas al horno.

Perduran aún en la sabiduría cotidiana la elaboración de conservas de frutas y verduras de temporada, y el adobo de olivas. Ligado al fuerte vínculo de la ciudad con la tierra, hoy industrial pero antiguamente agrícola, hay una amplia tradición de carniceros. Los embutidos de Ontinyent tienen un gran renombre, sobretodo les botifarres (las butifarras). De hecho en el mercado central de Valencia se publicita el origen ontinyentí del embutido como reclamo publicitario y marca de prestigio. En diversos restaurantes de renombre de la ciudad se pueden encontrar platos que recuperan la gastronomía tradicional basada en los embutidos caseros y en la más amplia gama de arroces, como el de alubias y nabos. Hosteleros de la ciudad y la comarca están agrupados en una activa asociación titulada Foc i Cassola (Fuego y Cazuela), que de tanto en tanto organiza interesantes jornadas gastronómicas.

 
     Ajuntament d'Ontinyent